¿Cómo sé si estoy cobrando el precio justo?

Tal vez esto es algo que ya sepas, pero siempre es importante tenerlo presente: el precio de tu producto o servicio es algo muy subjetivo. Un precio de 2.000€ es muy alto si estás vendiendo un marca páginas pero será muy bajo si es un montaje especial de un concierto sinfónico…por poner un ejemplo. Lo mismo pasará con lo que sea que estés ofreciendo, desde un concierto, un cuadro o un montaje coreográfico.

¿Cómo puedo saber cuál es el precio que debo cobrar?

Para poder responder a esta pregunta debes tener presente que el precio es definido por algunas variables:

  • por el coste de producción
  • por la percepción de tu público
  • por el precio promedio del mercado

Para poder definir el precio es necesario tener en cuenta estas tres variables y existen métodos para definir el precio, una estrategia para cada variable. De cualquier manera lo que recomiendo es que tengas en cuenta las tres estrategias, siempre…así sea para dejar una de lado, pero conocerla.

Estrategia de definición de precio por el coste de producción

Esta es la única estrategia “matemática”. Es, básicamente, la misma fórmula que utilizamos para sacar el “punto de equilibrio” (lo puedes leer aquí, para saber cuánto debes vender para no perder dinero).

Debes hacer un listado de todos los gastos que tendrás que hacer para poder ofrecer tu producto o servicio. Es MUY importante que valores todo, incluyendo tú salario y de todos aquellos que estén implicados, los materiales, transporte, luz, alquileres y más)

Gastos fijos/Cantidad a vender + gastos variables = precio unitario

La cantidad a vender la tendremos que “suponer” basados en lo que queremos o esperamos vender. Lo ideal es hacer el ejercicio con un mínimo de unidades, un mínimo que sea fácil de alcanzar según lo que estás ofreciendo y tu conocimiento del mercado.

El resultado será el precio que deberías cobrar, ahora es el momento de “compararlo” con el precio definido según las otras estrategias. Conocer este precio es importante porque es tu capacidad de producción, no puedes darlo con un precio más bajo porque significaría que no es rentable.

Estrategia de definición de precio por la percepción de tu público

La única, si única, forma de saberlo es preguntando. Hoy en día es mucho más fácil, contamos con la gran ventaja de internet, las redes sociales y las herramientas para hacerlo. Pregunta, puedes hacer circular una encuesta.

Hay personas que se dedican a diseñar encuestas, en un tema que tiene mucho poder si se sabe aplicar. Te animo a lanzarte y hacerlo, la gran ventaja es que no gastarás demasiado, no será como imprimir folios e ir a la calle a preguntar (aunque esta técnica no es mala…los que te responden la encuesta cara a cara te dan muchíiiisima información).

Los puntos importantes para que tu encuesta sea un éxito:
1. Formular preguntas de filtro. No te interesa tooodo el mundo, solo te interesa tu gente, aquellos que te comprarían. Si los quieres filtrar por ciudad, origen, sexo, o más…estas deben ser las primeras preguntas. Si no son tu público, la encuesta terminará rápido para ellos.

2. Rangos de cantidades. Que una persona te responda edad, ingresos o cualquier tipo de información que consideren personal será mucho más fácil que respondan si les presentas algunos rangos y no les pides cifras exactas.

3. Entre más mejor. Más información para ti y menor margen de error, agrega la opción de compartir. Envíalo y pide que reenvíen e incluso puedes ofrecer alguna “recompensa” por llenar la encuesta.

4. Preguntas abiertas no obligatorias. Es importante que no se sientan obligados a llenarlas, pero si alguien se toma el trabajo de contestarlo será información súper valiosa para ti.

Estrategia de definición de precio por el precio promedio del mercado

Investiga, busca a otras personas que ofrecen lo que tu y mira cuánto cobran. Nunca te dejes llevar por “la hierba del vecino es siempre la más verde” y busca siempre el factor diferenciador de lo que tú ofreces. Este precio será un dato para nuestra balanza pero no significa nada por si solo.

AL final, revisas los resultados de las tres estrategias y tendrás la información suficiente para poder definir tu precio. Siempre teniendo en cuenta que el precio es subjetivo y que si lo que ofreces es realmente bueno, las personas pagará lo que corresponde porque es un trato justo.

Siento que me quedan muchas cosas pendientes y recomendaciones sin escribir. Luego publicaré un artículo específico de diseño de encuestas. De todas formas y como siempre, puedes escribir por el formulario o por instagram con dudas específicas de tu proyecto.